diccionario cervecero

Diccionario cervecero: vocablos sobre elaboración de cerveza

Cultura cervecera, Noticias

AUTOR: Birrapedia.

 

En el capítulo primero de nuestro diccionario de términos cerveceros hablamos de nomenclatura, siglas y mediciones de la cerveza con sus nombres, en ocasiones, peculiares, pero ahora veremos algunas palabras que designan procesos. Manos a la obra que hay que hacer la cerveza y esta parte se nutre de nombres ingleses y algunos gerundios. La cosa no va de ingredientes, se trata de acciones.
Los numerosos procesos cerveceros se podrían agrupar bajo 3 conceptos: la obtención del mosto tras el malteado, molienda y cocción; la fermentación con la maduración; y el envasado. Descubramos las palabras más curiosas de cada etapa.

 

Mosto: lavando la cerveza.
Pensemos que ya tenemos nuestro mosto (cocción de la harina molida de la malta) casi preparado, pero vemos que es una mezcla muy densa llena de partículas no muy apetecibles: ¡Es la hora del Whirlpool! Y no, no vamos a meterlo en la lavadora. La famosa marca de electrodomésticos estadounidense toma su nombre de este efecto, Whirlpool, que en inglés significa remolino.
¿Te acuerdas de las películas navales donde un gran remolino de agua se traga a los barcos? Es precisamente esta cualidad la que se busca al hacer girar el mosto de forma circular en la cuba de cocción, consiguiendo que las partículas sólidas se concentren y depositen en el centro, dando un mosto más limpio.

 

Fermentación: más lúpulo que es la guerra.
¿Dryhopping? Tu amigo ya se ha pasado a las IPAs, le gusta el lúpulo y se lo añade seco a la cerveza mientras está en su período de maduración para que vaya dejando todo su potente aroma. A lo mejor la quiere más amarga, entonces el lúpulo se añade durante el hervido del mosto y aquí aparecen los famosos IBUs (International Bitterness Units) que nos indica el grado de amargor.
¿No sabes lo que es IPA? Sigla de India Pale Ale, cervezas inglesas más lupuladas para aprovechar las propiedades conservantes del lúpulo cuando se enviaban a la India. ¡Cuidado! Se emplea erróneamente como Indian Pale Ale, pero no se trata de cervezas indias, así como las APA (American Pale Ale) sí son cervezas americanas, básicamente IPAs con maltas y lúpulos americanos.

 

Acondicionando y preparando para degustar.
Pongamos ya la cerveza a madurar para que integre todos los sabores y aromas. Y, para ello, nada mejor que dejarla reposar en condiciones ideales de reposo y temperatura. Los cerveceros bávaros encontraron en sus sótanos el lugar ideal para almacenar las cervezas en condiciones óptimas y este hecho de guardarlas, Lagern, que en alemán significa almacenar, derivó en inglés hacia lagering como proceso de maduración en reposo a baja temperatura. Lo que ha proporcionado el nombre al estilo de cerveza más popular del mundo, las Lager: cervezas de baja fermentación, suaves y transparentes.

Llegó la hora de embotellar o embarrilar nuestra cerveza y sabemos que la cerveza necesita de las levaduras para generar el alcohol y el dióxido de carbono que nos proporciona la espuma, pero a veces nos encontramos que pueden estar algo debilitadas, cansadas. Es un duro trabajo y se le puede apoyar de diferentes formas: le podemos dar azúcar para sobrealimentarlas, priming; o bien emplear mosto con levaduras en sus plenas facultades para ayudar a sus compañeras, krausening. Pero, ¡cuidado! no nos pasemos, porque nos puede producir gushing, un auténtico y festivo géiser de espuma de cerveza.

 

Al final tenemos una cerveza más o menos turbia, más o menos de color… ¿De qué color? Pues dependerá de la escala que empleemos: SRM, Lovibond o EBC. En este caso conviene saber que son distintas formas de organizar la siempre compleja nomenclatura del color: European Brewery Convention, EBC; Standard Reference Method, SRM; y la escala creado por J.W. Lovibond en 1883, Lovibond.

Para tu información, un color entre 6 y 14, en las 3 escalas, viene a ser el precioso color ámbar, que sólo veremos tras servirla en nuestra copa porque ya sea lata, botella o barril mientras no se sirva no podremos disfrutar de su color.
Ahora solo te falta disfrutar de la cerveza, primero mírala, observa su espuma, burbujas, el color que nos da una pista de lo que tenemos entre manos, huele su aroma y saboréala…pero mejor dejamos estos rituales para otro artículo.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.