LOS CEREALES NO SOLO SE TOMAN CON LECHE

Cultura cervecera, Noticias

¿De qué cereales se puede hacer la cerveza?

 

No solo de pan vive el hombre, y no solo de cebada vive el cervecero. Te contamos la historia de otros cereales que se utilizan para hacer cerveza y que hacen que este mundillo cervecero sea mucho más variopinto y divertido.

 

Trigo. Fue de los primeros cereales en dar vida a la cerveza. De hecho, las cervezas de trigo llegaron a estar tan de moda en el siglo XV que no había suficiente cereal para hacer cerveza y pan.

Por ese (entre otros motivos), en 1516 surgió la ley de pureza alemana, Reinheitsgebot, por la que solo podía elaborarse cerveza con cebada, lúpulo y agua. Pero tranquilos: para alivio de los cerveceros, hoy en día podemos elaborar y disfrutar sin restricciones de cervezas con malta de trigo, como nuestra Ambar Caesaraugusta.

 

Avena. Que si galletas, que si gachas, que si muesli… Las recetas con avena están más de moda que nunca. Pero no todos saben que es uno de los cereales más cerveceros que existen. Ejemplo de ello son las cervezas negras de avena, típicas de Inglaterra, el único lugar donde quedan malterías que trabajen este cereal de Europa.

Justo de ahí proceden las maltas utilizadas para la elaboración de Ambar Avena. Una propuesta antagónica del uso del cereal que, en esta ocasión, nos ha servido para dar sedosidad y cuerpo en una cerveza en la que el protagonismo se lo llevan los lúpulos nobles.

 

Centeno. Este antiquísimo cereal se utiliza para elaborar aguardiente, vodka e incluso whiskey. Pero pocos lo relacionan con la cervecería actual. Caído en desuso por su dureza, aunque algo complicado de trabajar, el centeno es también un cereal muy digno y aporta un sabor y textura muy pero que muy interesantes.

Ejemplo de ello fue nuestra segunda Ambiciosa, Ambar Centeno. Una de las favoritas de nuestro maestro cervecero, que desarrolló una nueva técnica para convertir este cereal tan rudo en la base aterciopelada perfecta. Una edición limitada que nos seguís pidiendo… y que quién sabe si un día de estos vuelve.

 

Sorgo. Como podrás imaginar, en los bosques tropicales del centro de África no es muy común encontrar gran variedad de cereales, pero sí sorgo. Esta curiosa especie, resistente a la sequía, se utiliza para la producción de Pombe: una cerveza elaborada a partir de la pulpa de plátanos verdes.

 

Mijo. Este cereal es, junto al sorgo, un ingrediente muy común en las cervezas africanas como, por ejemplo, el Dolo. Y no es que a los africanos les desagrade la malta de cebada. A finales de los años 80, se prohibió la importación de cebada en Nigeria, lo que no impidió el afán de los cerveceros, que impulsaron bebidas de malta con este raro cereal. Al parecer gustó tanto que, tanto el sorgo como el mijo, siguen dando cerveza a día de hoy a toda África.

 

Maíz. ¿Cerveza de maíz? Sí. ¿Por qué no? Al igual que el resto de cereales, es posible maltear el maíz, aunque de una manera algo más laboriosa. De hecho, la chicha de Jora, elaborada con maíz malteado, es la cerveza más antigua de Iberoamérica. Esta bebida, favorita de la nobleza inca, a día de hoy se sigue bebiendo en países como Perú, Bolivia y Ecuador.

 

Arroz. Como ya sabrás, durante el proceso de malteado «engañamos» al cereal para que germine, manteniéndolo en remojo durante días, para después airearlo, secarlo y tostarlo, obteniendo así nuestra malta. Sin embargo, no a todos los cereales les sienta bien este proceso. En el caso del arroz, por ejemplo, no germina cuando se mantiene sumergido en agua. De hecho, se muere. Por ello, es necesario trabajar con él mediante cocción y el uso de hongos, para conseguir enzimas que más tarde lleven a cabo la fermentación. Es así como podemos elaborar sake… pero no cerveza propiamente dicha. Aunque esto ya es otra larga historia que podría dar para una intensa sesión de debate cervecero… y otro post.

Uso de cookies

En este sitio web empleamos cookies, propias y de terceros, para mejorar tu experiencia de navegación y mostrarte contenidos relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra política de cookies para más información.