EL CERTAMEN

Tras el éxito de la primera edición, volvemos a la carga con Tenedores Cerveceros. Un certamen gastronómico que gira en torno a la cocina y el maridaje con cerveza y en que participan casi medio centenar de restaurantes. Con sede en Zaragoza, estas jornadas buscan impulsar el papel de la cerveza en la gastronomía y dar a conocer su gran versatilidad más allá del maridaje.

 

Como caldo, impulsor en rebozados, marinando para ablandar carnes y pescados, usando la espuma… las posibilidades en los fogones son muchas y las posibilidades acompañando sobre la mesa innumerables.

 

Una manera más de subrayar el enorme potencial gastronómico de esta provincia que cuenta con una fábrica de cervezas desde hace más de cien años, algo que sin duda ha dejado impronta en el talento culinario aragonés. ¿Te animas a probarlo?

Maridajes cerveceros

Infinitas combinaciones que armonizan o contrastan. Si los estilos cerveceros son innumerables, las posibilidades de combinarlos aumentan exponencialmente. En ellas reside el encanto de sorprendernos. Lo mejor, dejarse aconsejar por un experto. Como quizá no siempre tengas a mano un buen sumiller os dejamos algunos consejos para que os sirvan de guía a la hora de seleccionar con qué mojamos la cena.
Cuanto más suave es la cerveza mayor es el rango de sabores y propuestas con las que se llevan bien. Cuanto más marcada es la propuesta cervecera mayor es el nivel de dificultad y sorpresa, pero ya se sabe, a mayor riesgo, mayor recompensa.

POTENCIANDO LOS SABORES TERROSOS

Aunque resulta sorprendente, el amargor de la cerveza se comporta de manera excelente con la finura del vegetal, y potencia los sabores terrosos de legumbres y setas de otoño.
Las de trigo, por ejemplo, tienen cierto cuerpo, pero son frescas y especiadas y hacen muy buenas migas con el punto avinagrado de ensaladas y escabeches.
Qué espectáculo beber una cerveza tostada, como Ambar Export, Ambar Centeno o Mari Castaña con los primeros frutos del frío: castañas, calabaza, setas combinan con el dulzor de las maltas tostadas, los sabores ahumados… en arroces, al horno a la brasa. Solo pensarlo reconforta.

 

AROMAS MARINOS

Mariscos y pescados grasos funcionan con cervezas suaves de miedo. A la hora del aperitivo la plancha es una herramienta sencilla y limpia, pero no debemos olvidar horno, calderetas y otras elaboraciones que en caliente o en frío, harán las delicias de todos los comensales.
Ambar Export se lleva muy bien con los calamares, 1900 floral y suave al paladar te hará disfrutar de un gran número de elaboraciones provenientes del mar.

CARNE EN EL ASADOR, CERVEZA EN LA COPA
Magras, elegantes o de caza, hablar de carnes y generalizar sería lo mismo que hacerlo hablando de cervezas. Los líquidos más oscuros, de fermentaciones largas y sabor intenso hacen buenas migas con los platos contundentes: asados, guisos de puchero y carnes rojas.
Estas últimas, también casan con gracia cuando en la cerveza imperan aromas y sabores a toffe, regaliz, o incuso café. Y refrescan con cervezas tipo Pilsen.

 

AMARGOS PRINCIPIOS VIENEN CON FINALES DULCES
Las cervezas negras pueden ser la guinda a un postre chocolatero. Pero no son el único final cervecero posible. Ambar Monte Perdido, que tiene toques ácidos va muy bien con postres lácticos, como toda la familia de las cervezas tipo Sour. Las stout, más amargas y secas van bien con las combinaciones más dulzonas. E incluso algunas IPAS, amargas pero con toques cítricos y tropicales, van bien con postres que ensalzan estas mismas notas.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies.