La cerveza es más antigua que el pan

Cultura cervecera, Gastronomía, Noticias

Aunque se considera la versión líquida de este nutritivo alimento, lo cierto es que fue al contrario, la cerveza vino antes que el pan, como el huevo vino antes que la gallina. ¿O era antes la gallina?

El ser humano comenzó a producir cerveza desde el neolítico, 8.000 años década arriba década abajo, o eso dicen los historiadores de acuerdo a los primeros hallazgos arqueológicos que atribuyen el invento a los sumerios.

Como las mejores cosas de la vida surgió por casualidad; un indigesto grano de cereal molido entre dos piedras, agua, calor… fermentación espontánea por las esporas de las levaduras que había en el ambiente… Aquellos primeros brebajes no debían de saber muy bien, pero se descubrió que la mezcla resultaba de lo más nutricia, y además alegraba el espíritu.

El origen del pan transcurría de manera casi paralela. Primero en forma de gachas, o de torta muy plana. Pero he ahí que la versión más similar al pan actual nacía gracias a la cerveza. Se cree que el uso de las masas fermentadas comenzó con la elaboración del pan con harinas que habían sido contaminadas por las levaduras durante el proceso de elaboración de la cerveza en Egipto.

No tardaron mucho en perfeccionar el arte de producir cerveza, tampoco el de hacer panes cada vez más nutritivos, y finos en su degustación. Lo mejor es que a día de hoy no hay por qué elegir. Quien dijo aquello de que pan con pan era comida de tontos es porque no pensó en la cerveza.

en

Uso de cookies

En este sitio web empleamos cookies, propias y de terceros, para mejorar tu experiencia de navegación y mostrarte contenidos relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra política de cookies para más información.