INGREDIENTES RAROS RARÍSIMOS

Cultura cervecera, Experto catador, Noticias

¿Cerveza con leche?

“Lo que sí” y “lo que no” siempre puede desatar encarnizadas batallas verbales. Que se lo digan a los integrantes de la Wikipaella. En el mundo de la cervecería atrás quedó la ley de la pureza alemana, y en su lugar hoy soplan vientos creativos. Muy creativos incluso.

Tanto es así que como divertimento veraniego nos hemos puesto a buscar ingredientes insospechados que jamás pensamos que encontraríamos en una cerveza. Ya advertimos que solo nos hemos atrevido a leer y escribir pero no a probar. Curiosos y valientes del mundo, si gustáis, por favor después contadnos.

  1. CON TESTICULOS DE BALLENA: El primer puesto a la rareza cervecera se lo llevan los islandeses que en honor a Thor han creado una cerveza a base de testículos de ballena. Nosotros, además de todas las organizaciones de ecologistas del mundo, nos preguntamos si era necesario semejante tributo, pero según declaran desde la cervecera se trataba de estar a la altura del dios del trueno: “Hemos hecho un esfuerzo para que cada cerveza contenga un testículo”, aseguró el portavoz de dicha compañía, y de este modo, “honrar aún mejor al dios Thor”.

El tributo también incluye la preparación tradicional de los testículos de ballena: secados en humo de estiércol de oveja. De este modo, al parecer, se obtiene un excelente sabor ahumado. Además, según defiende este cervecero islandés, se trata de “un brebaje muy sano” que  ayuda a la gente a “convertirse en verdaderos vikingos”.

  1. CON SABOR A PIZZA ¡Mamma mia! Exclamaron seguro unos cuantos italianos ante la perversión de su plato más universal, y así bautizaron a la cerveza. En la elaboración se le añade tomate, ajo, orégano y albahaca y posteriormente se cuela. O eso dicen.
  1. CON LECHE. Bien podría ser el producto definitivo de los creadores del cenayuno, pero lo cierto es que es un invento japonés. Se llama Bilk y es fruto de la mente creativa del hijo de una tienda de licorosos asentada en una zona con importante mercado de lácteos. No la hemos probado, y así a priori nos genera curiosidad y náuseas a partes iguales, aunque lo cierto es que la imagen gráfica nos hace tilín.
  2. DE LA HUERTA AL BOTELLÍN: Aunque en España las cervezas que contienen hortalizas nos parecen una extravagancia lo cierto es hay estilos de cerveza muy consolidados que se elaboran con todo tipo de productos de la huerta. Las Pumpkin Ale son cervezas de calabaza que empezaron a elaborar los primeros colonos de América. Dicen las crónicas del lugar que incluso George Washington, Ben Franklin y Thomas Jeffersonlas bebían.

En esta línea encontramos las creaciones a base de zanahoria que fabrican en Australia. La idea surgió entre un agricultor de este país del Pacífico y una marca de cervezas artesanales. Ambos se percataron de que el azúcar de la zanahoria puede transformarse en alcohol a través de la fermentación y se metieron de lleno en esta aventura llena de betacarotenos.

Después de bebernos la última nada mejor que cerrar con un “eso es todo, amigos”. Al menos de momento, porque como nos encanta decir, amigos cerveceros, ¿quién sabe qué rarezas extraordinarias nos deparará el futuro?

en

Uso de cookies

En este sitio web empleamos cookies, propias y de terceros, para mejorar tu experiencia de navegación y mostrarte contenidos relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra política de cookies para más información.